Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

¿Sabías qué?

La violencia de género, aquella que surge de las relaciones desiguales de poder, se puede expresar de diferentes formas. Quizá estés familiarizado/a con la que es física, pues suele ser la más documentada con datos estatales, pero también existen manifestaciones más sutiles, normalizadas dentro de la sociedad guatemalteca.

Acoso sexual

Comportamientos de naturaleza sexual (tocamientos inapropiados, comentarios sugerentes…) no deseados y ofensivos, que provocan humillación, intimidación e incomodidad en la persona que los recibe.

Organización Internacional del Trabajo -OIT-

El acoso sexual ocurre en cualquier ámbito, incluido el educativo, donde la mayoría de instituciones aún no posee mecanismos eficaces para la denuncia y la atención a las personas que viven una experiencia de este tipo en sus instalaciones.

A nivel universitario se conocen algunos datos gracias al estudio exploratorio realizado por la Asociación de Estudiantes Oliverio Castañeda de León -AEU- y ONU Mujeres, en el cual se recopilan casos de violencia sexual dentro de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Sin embargo, la realidad de otras universidades permanece aún en la oscuridad.

¿Qué pasa en las privadas?

Estudio exploratorio sobre acoso sexual en las universidades privadas del área metropolitana de Guatemala

Desde la Red Interuniversitaria Seguras y EducadasRISE– reconocemos la necesidad de admitir y visibilizar las formas de violencia sexual que viven las y los estudiantes, por lo que se decide realizar una investigación de tipo exploratorio para recopilar datos de estas experiencias ocurridas en el contexto de las universidades privadas ubicadas en el área metropolitana, tanto en sus versiones análogas como virtuales.

Los objetivos planteados

Experiencias
Describir los tipos y dinámicas de acoso sexual reportados por estudiantes.

Actores
Determinar las características de personas sobrevivientes y perpetradoras.

Acciones
Identificar estrategias de denuncia y conocimiento de medidas tomadas por las instituciones.

El estudio exploratorio presenta datos de tipo cuantitativo, que permiten clasificar las manifestaciones de violencia sexual y definir las características de las personas acosadas y de quienes acosan. Incluye una discusión sobre la situación de acoso, la percepción pública y la cultura de silencio institucional, además de recomendaciones dirigidas a las universidades y al Estado para la toma de decisiones y acciones pertinentes.

¡Es el momento de abrir los ojos al acoso y poner acciones en marcha!
Consulta el estudio acá.

Y todo esto… ¿para qué?

Suma tu voz

La violencia sexual cambia la vida de las personas que la experimentan. Tiene efectos que impactan desde la salud mental hasta el rendimiento académico, así como deserción estudiantil, que vulnera su derecho a una educación de calidad.

Reconocer y evidenciar el problema de forma pública abre las puertas al planteamiento de rutas de acción pertinentes y eficaces, que permitan la recuperación de los espacios académicos y sociales seguros para todas/os las/os estudiantes.